Cae otro de los asesinos de Bety Cariño y Jyri Jaakkola

Fuente : NVI Noticias, 10 junio 2016

Juan Macario Bautista Ramírez fue detenido en Brownsville, Texas y deportado por las autoridades migratorias, tras ser acusado como uno de  los presuntos responsables de la muerte de los activistas Bety Cariño y Jyri Jaakkola, emboscados en la zona Triqui de Santiago Juxtlahuaca, el 27 de abril de 2010.

Con esta detención sumarían cinco personas encarceladas por su presunta comisión en el asesinato de los activistas, cuando viajaban en una caravana de apoyo a lo habitantes del municipio de San Juan Copala.

Según los primeros reportes policíacos, el acusado fue detenido por policías ministeriales, este miércoles a las 21:45 horas en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, en el puente internacional denominado “Gateway”, que comunica a las ciudades de Matamoros Tamaulipas con Brownsville.

Autoridades migratorias de Estados Unidos, concedieron su extradición  para dar seguimiento a la orden de aprehensión librada el 25 de septiembre del año 2012, por el Juez de Garantías del Distrito de Huajuapan de León, Oaxaca, dentro de la causa penal 257/2012, acusado de homicidio calificado  con ventaja, alevosía y premeditación.

El 23 de abril pasado FUE detenido Mauro Vásquez Ramírez y de 13 presuntos responsables han sido detenidos, sólo cinco.

Otro de los detenidos es Elías Cruz Merino, dirigente del Movimiento Unificador de Lucha Triqui (MULT) en Santiago Juxtlahuaca, apresado por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones en 2015.
LAS MUERTES

En el expediente penal consta que los hechos ocurrieron aproximadamente a las 16:15  horas del 27 de abril de 2010, cuando las dos víctimas participaban en una Caravana de Paz y Observación de Derechos Humanos que se dirigía al Municipio Autónomo de San Juan Copala.

Cuando el convoy circulaba a unos dos kilómetros de la población de La Sabana, notaron que el camino estaba bloqueado por piedras, por lo cual, los dirigentes dieron la orden a los conductores a retornar a la población de La Sabana, ya que temían alguna agresión en su contra.

Justo en el momento en que realizaban la maniobra, fueron emboscados a balazos por sujetos que se parapetaron en un cerro cercano, quienes les dispararon a mansalva.

De inmediato, los agresores salieron de su escondite portando armas largas y cortas, así como varios de ellos portaban ropa tipo militar y se cubrían parte del rostro con un pasamontañas.

Por los hechos, algunos integrantes de la caravana decidieron escapar y se trasladaron a La Sabana para solicitar apoyo y presencia de la policía estatal.

El reporte de los sobrevivientes fue que al menos cuatro de sus compañeros habían fallecido en el ataque, así como muchos más estaban desaparecidos, ya que fueron obligados por los sujetos armados a caminar hacia el cerro, donde los torturaron para obtener información sobre su presencia en la zona, así como también los interrogaron sobre su relación con varios líderes sociales y activistas de la zona.